“La marca Volkswagen enfrenta enormes desafíos. Con la próxima expansión en la electrificación de nuestra gama de vehículos, debemos concentrar todos nuestros esfuerzos en importantes tecnologías del futuro. Estamos llevando a Volkswagen Motorsport a la tecnología del vehículo del futuro”. ¿Por qué, tras cuatro años de dominio absoluto en el Mundial de Rally, el grupo alemán ha decidido abandonar este campeonato? ¿Por qué, después de 13 victorias en Le Mans en los últimos 18 años, Audi (Volkswagen) abandona el Mundial de Resistencia? La marca alemana, una semana después de que en España perdiera su primera sentencia por el ‘dieselgate‘, da un capotazo a dos disciplinas que dominaba tras una reunión de su consejo de administración.

[Rally de la Seda, de Moscú a Pekín: ríete tú del Dakar]

En el fondo, tan radicales decisiones parecen deberse a motivos más allá de los meramente deportivos, aunque se justifiquen con argumentos bajo este prisma. Hace unos días, anunciaron los beneficios del último año y, pese a aprovisionar 2.600 millones de euros por la ‘derrama’ que puede dejar el ‘dieselgate’, obtuvieron un récord de 5.800 millones. Pero con los coches del WEC y del Mundial de Rally ya listos, de repente se ha decidido mirar hacia otro lado.

El  martes, en Wolfsburgo, el consejo decidió centrar el tiro. ¿Hacia dónde va el vehículo del futuro? Electricidad. Y así, Volkswagen arrancó las pegatinas y los euros de dos competiciones tradicionales como el WRC y el WEC para tomar parte en la competición que dirige Alejandro Agag, la Fórmula E.

El Audi R18, vencedor del último Le Mans.

El Audi R18, vencedor del último Le Mans.

Con el coche de 2017 a punto de ser presentado

“Volkswagen va a centrarse a partir de ahora en las carreras de los coches clientes. Serán el Golf GTI TCR en circuitos y el Beetle GRC en rallycross. También queremos ofrecer a los clientes los mejores productos y desarrollaremos un nuevo Polo de acuerdo a las normas R5 para rallies”, aseguró este miércoles Frank Welsch, miembro del consejo de administración responsable de desarrollo técnico, a los 200 empleados de la sección de Motorsport de la marca. El equipo, incluyendo a Sebastian Ogier, se enteró oficialmente de la noticia tras proclamarse tetracampeón del mundo este pasado fin de semana.

Estaba previsto incluso que Volkswagen  presentase en breves fechas su vehículo para intentar arrasar, nuevamente, en el Mundial de Rally. Esa bestia, ahora pasará posiblemente a manos de un cliente. ¿Y el mejor piloto del WRC de la actualidad?Ogier se podría ir al paro, hacerse cliente o buscarse la vida en la competencia. Y en el WEC y las 24 Horas de Le Mans, también ha quedado libre una batería de pilotos de altísimo nivel.

Ver imagen en Twitter

A pesar de las justificaciones, es innegable que la Fórmula E no puede suplir todavía la proyección y alcance mediático de los dos campeonatos que se abandonan. Parece que ante sus futuras responsabilidades en el ‘dieselgate’, se intenta hacer de la necesidad virtud. “A medida que nuestros coches de producción van siendo cada vez más eléctricos, nuestros vehículos de competición, como líderes tecnológicos, también deberían seguir ese camino”. Así justificaba Audi su marcha del Mundial de Resistencia para centrarse con el equipo ABT Schaeffler Audi Sport  al que apoyan extraoficialmente. Una parte de los 300 trabajadores que empujaban en el WEC pasarán a hacerlo en la Fórmula E. Pero también hay expertos que piensan que, una vez pasada la tormenta, el Grupo Volkswagen volverá a sacar su artillería deportiva a niveles que ahora abandona.