La empresa especializada en recarga inalámbrica Evatran, ha publicado una interesante infografía donde podemos ver las razones por las cuales a los norteamericanos les gustan los coches eléctricos. Una imagen que resume el potencial de estos vehículos, y el impacto que estos están teniendo incluso en su primera generación.

Una de las señales más importantes es el nivel de satisfacción. Según los resultados de las encuestas de la asociación de consumidores de los Estados Unidos, Consumer Reports, en los últimos cinco años un modelo eléctrico ha encabezado siempre esta lista. En 2011 y 2012 el Chevrolet Volt, y en 2013, 2014 y 2015, el Tesla Model S. Un monopolio incontestable.

En cuanto a la satisfacción en 2015, el pódium ha sito copado también por modelos eléctricos. El primero ha sido el Tesla Model S, seguido del Chevrolet Volt y el Nissan LEAF.

2010-Chevrolet-Volt-Ch66.jp_

¿Y cuales son las razones? Una de ellas es el placer de conducir un eléctrico. Su aceleración lineal y silenciosa es todo un motivo de satisfacción para el que conduce cada día un eléctrico. Pero además de diversión al volante, un eléctrico permite también ahorrar, otro importante motivo de compra. De media los usuarios norteamericanos se ahorran 60 dólares al mes en combustible, además de un 35% en gastos de mantenimiento.

Aunque no es una de las principales motivaciones de los compradores, la sostenibilidad también es una parte importante a la hora de decantarse por un coche eléctrico. Es evidente que fabricar un vehículo tiene un impacto a nivel ambiental, también en el caso de un eléctrico. Pero en el caso de los modelos a batería, estos lo compensan con la ausencia de emisiones directas durante su funcionamiento. Según Evatran, un eléctrico emitirá un 50% menos que un modelo gasolina al final de su vida útil.

La recarga es también otro de los retos del coche eléctrico. Algo que no forma parte de los problemas de la mayor parte de los usuarios, ya que el 88% de los mismos realizan su recarga en casa. Algo que es meritorio ya que estamos en una primera fase donde la disponibilidad de recarga pública es escasa, pero no para de crecer. Sólo en Estados Unidos ya hay 37.098 puntos de recarga públicos, lo que poco a poco junto con la llegada de nuevas baterías, permitirá ampliar el arco de clientes incluso a aquellos usuarios que no tengan un lugar donde estacionar y no dispongan de un cargador en su vivienda.

El resultado de todo esto es que a pesar de unos precios de los carburantes que ha llegado a mínimos históricos, algo que perjudica las ventas de coches eléctricos, a lo que se suma un año de transición hasta la llegada de los modelos de nueva generación (Bolt, Model 3…) las cifras de ventas no han parado de crecer y en el mes de octubre se han igualado las matriculaciones de todo el pasado año.